Publicado: 26 de Octubre de 2018


Iluminación fullspectrum en la casa sana


Según las investigaciones en neurociencia la iluminación biológica activa los neurotransmisores cerebrales, modifica la atención, el humor y el comportamiento humano. La arquitectura de la luz afecta al rendimiento laboral y la salud humana, creando ambientes sanos y optimistas.


- Iluminación, fotobiología y salud

En las ciudades pasamos hasta el 80% del tiempo encerrados en recintos con poca luz solar. Sabemos que la luz condiciona la agudeza visual y la percepción del color y la investigación en neurociencia afirma que la luz es biodinámica, pues afecta al sistema endocrino y a todos nuestros sistemas biológicos. 

La iluminación interior mal diseñada, monótona e insuficiente, produce falta de atención, desánimo, depresión, e incrementa el estrés y la fatiga de la jornada, lo que es causa de accidentes, absentismo y bajo rendimiento laboral. La ausencia de luz solar influye negativamente sobre el estado de ánimo y la capacidad del cerebro para el manejo de la información y por tanto la calidad de la iluminación artificial define una casa sana.


¿Que es la luz ? Llamamos luz a la franja del espectro de radiaciones electromagnéticas que percibe el ser humano, desde las bandas de luz visible, con los siete colores del arco iris, hasta la luz infrarroja y la ultravioleta.


- Vivir con poca luz

En los ambientes interiores usamos intensidades luminosas de 100 a 200 lux en pasillos, y 300 a 500 lux en cocinas o despachos, unos niveles de iluminación insuficientes que no permiten superar la somnolencia y estar mentalmente despierto y alerta. Por contraste en plena naturaleza disfrutamos desde 10.000 lux, en un día nublado, hasta 150.000 lux, a mediodía en verano, con una extraordinaria inyección de energía.

Para sentirnos despiertos precisamos una luz brillante con una intensidad entre 800 y 1000 lux (umbral “brigth ligth”), que nos despierta sin estímulos químicos como café o tabaco. La fotobiología nos dice que la percepción de la luz brillante por la glándula pineal, inhibe la secreción de melatonina, la hormona del sueño, y proporciona al cerebro serotonina, la hormona de la actividad. En un entorno de trabajo de alto rendimiento deberíamos tener al menos 2.500 lux, y hasta 5.000 lux o más si queremos crear un ambiente de lujo para una fiesta, o en un espacio comercial como motivación de ventas.


- Fullspectrum, todos los colores del arco iris

La iluminación artificial más usada desde Edison es la lámpara incandescente. El filamento incandescente emite una luz cálida, con un perfil de color donde dominan los colores amarillo-naranja-rojo, con ausencia de los tonos de alta frecuencia, verde, azul y violeta. Son incandescentes tanto las clásicas bombillas estándar, como las dicroicas y halógenas. En el otro extremo la luz fluorescente normalmente usada, da una luz fría, de dominante verde-azulada, que es deficiente en la franja azul-violeta y naranja-rojo. 

Por el contrario las modernas lámparas compactas y fluorescentes, tipo fullspectrum, producen una iluminación de blanco puro, con todos los colores del arco iris, similar a la luz del sol de mediodía, lo que permite apreciar la verdadera tonalidad de los colores. La luz de espectro total es necesaria para que la mente, el sistema endocrino y el sistema inmunitario funcionen a pleno rendimiento.


La vida a través de un cristal Encerrados tras las ventanas nos falta el pleno contacto con el sol pues los vidrios filtran el ultravioleta, al igual que los vidrios de las gafas. Recordemos que los rayos UV del sol son la única fuente de vitamina D.


- Neurotransmisores y ciclo solar

El ciclo circadiano de la luz, noche-día, produce una estimulación cíclica de los neurotransmisores, los mensajeros de la información entre neuronas. Nuestro reloj biológico responde a la luz, y la luz diurna favorece la producción de serotonina y dopamina, que activan la atención y estimulan la actividad. Por el contrario en ausencia de estímulos luminosos, aumenta la melatonina, que induce el sueño. La falta del ritmo luminoso del sol, altera el ciclo melatonina-serotonina, lo que causa somnolencia matinal e insomnio de noche. El 30% de la población mundial, la mayoría en los países desarrollados, sufre de insomnio crónico.

Al comienzo del invierno el trastorno afectivo estacional produce apatía, exceso de apetito y depresión a causa de la escasa luz invernal. En invierno hay menos luz natural y, debido al frío, pasamos más tiempo dentro de las casas. Por el contrario la luz intensa del verano favorece la actividad y el optimismo.


- Arquitectura de la luz

Al diseñar un ambiente, el arquitecto y el interiorista deben estudiar la cantidad de luz biodinámica, y la calidad de esa luz, especialmente su color, contraste y distribución espacial, de acuerdo a la ergonomía del espacio. 

En bioconstrucción deben usarse reactancias electrónicas de alta frecuencia, 20.000 Hz, que eliminan la fatiga visual y el estrés al evitar el parpadeo del tubo. Además producen más luz con encendido instantáneo, ahorran energía eléctrica, alargan la vida de los tubos y eliminan la polución electromagnética.

Según los criterios de la Baubiologie, un entorno luminoso adecuado, con luz biodinámica de espectro total, crea un entorno biológico sano y sostenible, mejora el estado de ánimo, favorece la alerta mental y la creatividad, aumenta las ganas de trabajar y estimula la salud.



© Carlos Martínez Requejo 

Arquitecto Interiorista. Geobiólogo.

Director de Domobiotik

INFO: Tel. 93 763 12 19 www.domobiotik.com